Mascotas Centros Comerciales
En el centro comercial Unicentro, las mascotas se sienten a sus anchas e incluso algunos locales particulares les permiten ingresar con sus amos. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

Para Ana Sofía Escobar, de unos 50 años, ir a pasear con Lucas es una experiencia tan placentera que incluso ya la incorporó a sus rutinas. Su Bulldog Francés, de tres años y medio, es una gran compañía, un perro juicioso, tranquilo y además, por donde va, despierta admiración, ¿y a quién no le gusta que admiren a los seres que ama?

“Me encanta salir con él y qué bueno que ya uno los puede traer a los centros comerciales sin problemas, es lo mejor que han podido hacer, porque los animales son como nuestros hijos”, dice Ana Sofía mientras sube las escaleras eléctricas del Centro Comercial El Tesoro, en El Poblado.
Lucas, que camina alegre y muy activo por los pasillos, al subir a las escaleras se queda como petrificado. No agita orejas ni cola y solo se reactiva cuando baja de las estructuras.

Lucas y Sofía son ese ejemplo de que así como el concepto de familia tradicional (compuesta por padre, madre e hijos) cambió a la familia multiespecie, que incluye las mascotas, Medellín cada vez se adapta más a este nuevo modelo, conocido como pet friendly, que en español significa ser amigables con los animales de compañía.

Es así como muchos centros comerciales, restaurantes, parques y establecimientos admiten la presencia de perros y gatos en sus instalaciones, especialmente en las áreas comunes. El Tesoro, por ejemplo, en la zona de comidas habilitó un espacio con 8 mesas para que las familias ingresen allí con sus mascotas.

“Somos pet friendly y eso implica dejarlos ingresar y crear las condiciones para que su estadía sea placentera y sin dificultades”, afirma Carolina Corrales, coordinadora de Servicios Especiales.
Allí, a los dueños de las mascotas les entregan kits con bolsa y paño para recoger las heces, las dan galletas, las familias que quieran son carnetizadas y además las mascotas tienen un Pet Park, un lugar al que pueden ingresar con sus amos, jugar y relajarse. Y aunque en el momento está cerrado, pronto se habilitará en otro módulo en construcción.

Katerine García, a quien también hallamos recorriendo El Tesoro con sus mascotas Mixum y Whisky, le parece que la cultura pet friendly es necesaria en las ciudades.

“A ellos los queremos como a bebés y poder traerlos a estos lugares les dignifica la vida, no hay que dejarlos encerrados en las casas”, comenta.

Cultura y negocio

Unicentro, otro centro comercial pionero en la cultura pet friendly, también tiene habilitado un espacio en la zona de comidas para las familias con mascotas. Catalina Montoya, del área de Comunicaciones, afirma que aunque allí las familias deben llevar los elementos de limpieza, la empresa de seguridad está presta a colaborar con las personas que necesiten alguna ayuda.

“Las familias deben tener autocuidados con las mascotas, los perros de razas potencialmente peligrosas llevar el bozal puesto y asegurarse de que están sanas, con sus vacunas al día”, añade Catalina.

Según la página internet Pet Friendly.co, en Medellín hay 8 centros comerciales que ya admiten mascotas. Además de El Tesoro y Unicentro, están Oviedo, Sandiego, Florida, Premium Plaza, Los Molinos y Santafé. En este último y en Unicentro incluso se organizan ferias para mascotas, donde ellas son las protagonistas y reinas de la diversión.

Según Sergio Ignacio Soto, director ejecutivo de Fenalco, el sector comercio entendió que la familia mutiespecie no es una moda sino un nuevo modelo de familia que hay que atender con convicción.

“Hay una cultura que se impone, es un tema de responsabilidad social empresarial y son muchos los sectores del comercio relacionados con las mascotas que tienen alta incidencia en la economía”, advierte. Pronostica que sectores como las guarderías, las clínicas veterinarias, la producción y venta de agroinsumos veterinarios y accesorios para mascotas, terminarán marcando el 1 % del Producto Interno Bruto (PIB) de Antioquia, cerca de $1 billón.

Juan Guillermo Páramo, director de AnimaNaturalis, celebra este giro de la sociología moderna, en el que la familia multiespecie o interespecie gana espacio y permite la conjunción entre humanos y animales con amor y respeto.

“Hay restaurantes donde se ofrece menú para mascotas y les habilitan lugares de recreación”, apunta y reconoce que la Alcaldía, con todos sus programas en favor de la fauna, ha propiciado que esta cultura se vaya imponiendo.

Más allá de Colombia

En El Poblado (calle 10A con carrera 37) está el restaurante Justo, que permite la presencia de mascotas sin restricciones más allá de las que impone el Código de Policía. Su administradora, Julia Correa, dice que “lo hacemos por convicción, no pensamos si eso alejaría o atraería clientes, amamos los animales y acá son bienvenidos”, dice.

En Llanogrande también está el restaurante de comida argentina Estación Caballito. El administrador Joan Ramírez, explicó que la presencia de animales de compañía se permite en un espacio abierto, pues “entendemos que la gente ya tiene a las mascotas como parte de la familia y por eso permitimos que nos visiten”.

En Colombia, prácticamente todas las ciudades adoptaron esta cultura. Ya son más de 150 restaurantes en Bogotá, Ibagué o Cartagena que admiten animales de compañía.

A nivel de Latinoamérica, Panamá es un país cada vez más pet friendly: admite mascotas en empresas, bancos, centros culturales y restaurantes, que les incluyen bebederos, juguetes y alfombras. Ciudad de México fue seleccionada como la capital más pet friendly de L.A. en una encuesta de Booking, una compañía de servicios turísticos.

“Ojalá que bancos, oficinas públicas, colegios y muchos otros sitios les abrieran las puertas”, concluye Álvaro Múnera, de la bancada animalista del Concejo de Medellín.

Fuente: El Colombiano

Pet friendly: una tendencia que crece en restaurantes y centros comerciales de Medellín

Deja un comentario